4 ASPECTOS FUNDAMENTALES EN EL MONITOREO DE DEPÓSITOS DE RELAVES EN TIEMPOS DE COVID-19

Hoy en día, todas las energías están enfocadas en la protección de la población ante la amenaza latente de contagio por el virus Covid-19. Particularmente, en la industria minera hemos sido testigos de diversas medidas conducentes a reducir las probabilidades de contagio, siendo la principal de ellas la de reducción de personal hasta en un 25% en la dotación de faenas o incluso en otros casos al cierre temporal de sus operaciones.

Si bien estas medidas son completamente necesarias dados los tiempos, conllevan a un desafío no menor, que es el de mantener la seguridad de las instalaciones con personal reducido donde una de las áreas estratégicas es la de depósitos de relaves. Los depósitos de relaves, al ser instalaciones «vivas» que no pueden dejar de ser operadas sin un adecuado plan de cierre y post-cierre, deben mantener sus monitoreos y controles rutinarios independientemente del contexto.

En momentos donde el staff de las Gerencias y/o Superintendencias de relaves no se encuentren a full capacidad, y donde probablemente se han suspendido las visitas e inspecciones regulares realizadas por el Engineer of Record o algún tercero, creemos muy importante tener en cuenta las siguientes consideraciones:


1) Mantener los monitoreos y controles críticos indicados en el Manual de Operación, Mantención y Supervisión (OMS) del depósito, independiente del personal que se encuentre en terreno. Muchas veces estos chequeos son realizados por un staff de especialistas de la minera o externos, lo cual se verá reducido probablemente en su frecuencia y/o alcance pero estos deberán mantenerse, sobre todo en aquellos aspectos más sensibles definidos para cada caso. Aquellos depósitos de relaves que no cuenten con un OMS, deberán realizarlo o solicitar que se les implemente, con el objetivo de reducir los riesgos asociados a esta ausencia.

2) Contar con una gobernanza estable o provisoria (implementada a causa de las repercusiones del Covid-19) definida al interior de la minera. Es muy importante mantener un plan de reemplazos o backup en caso de que alguno de los responsables contraiga el virus, y con una estructura de decisiones clara que permita tomar acciones oportunas ante eventos operacionales.

3) El monitoreo remoto de la instrumentación geotécnica del depósito es una solución ideal para estos tiempos, ya que permite controlar a distancia el estado de los parámetros críticos. Existen diversas alternativas de rápida instalación que permitirían «remotizar» algunas mediciones de tal manera de no comprometer la seguridad del depósito.

4) Una vez finalizada la contingencia, es recomendable realizar una revisión exhaustiva por parte del EoR o una auditoría externa a la operación del depósito debido a la posibilidad de que diversos controles no hayan sido realizados con total conformidad, e identificar a tiempo brechas entre la operación y el diseño.

Probablemente, muchas de las lecciones y aprendizajes que se desprendan de esta contingencia cambiarán para siempre la filosofía de gestión de relaves, con una mayor orientación hacia las tecnologías remotas y una gobernanza cada vez más robusta y autónoma en sus decisiones.

Bruno Espinace

Socio y Gerente General de G.A